admin

¿Qué es el Fondo Mi Vivienda?

El Fondo Mi Vivienda fue concebido como un proyecto para promocionar y financiar la compra, mejora y construcción de inmuebles para residencia. Fue creado en 1998 a través de la ley 26912 y, desde 2008, el proyecto pasó a ser de carácter social. La finalidad de esta modificación es aumentar las ofertas de vivienda, con especial énfasis en estratos B, C y D de la población.

Este proyecto está registrado en el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento. Tiene como objetivo financiar proyectos en zonas urbanas. El Fondo Mi Vivienda S.A. funciona bajo supervisión de la Conasev y la SBS.

Fondo Mi Vivienda: ¿Qué requisitos se necesitan?

Para tener acceso al programa de Fondo Mi Vivienda, es necesario que hagas cumplimiento de cada uno de los siguientes requerimientos:

  • Ser persona natural, bien sea residente en el extranjero o dentro de Perú.
  • Ser calificado por una institución financiera como “Sujeto de Crédito”.
  • No poseer departamentos, casas, ni ninguna otra clase de inmueble bajo su propiedad dentro del país.
  • En caso de haber conviviente o cónyuge, el mismo tampoco debe ser propietario de ningún tipo de inmueble.
  • No haber obtenido anteriormente una vivienda costeada con recursos del Fondo Mi Vivienda, bien sea bajo el programa Techo Propio, Banco de Materiales o Fonavi.

Fondo Mi Vivienda: Programas disponibles

Techo Propio

Consiste en el financiamiento de la obtención, optimización o construcción de una vivienda. Para aplicar a los beneficios de este programa, es indispensable que, en conjunto, los ingresos familiares no sean igual o mayores a S/3,626.00.

Por otra parte, el subsidio que aplica en el programa “Techo Propio”, llamado “Bono Familiar Habitacional” no es reembolsable. El monto del mismo varía considerablemente, llegando a oscilar entre S/9,000.00 y S/33,000.00. Para tener acceso a este préstamo, resulta necesario registrar a todos los integrantes de la familia, con previa evaluación por parte del Sistema de Focalización de Hogares.

Si la familia resulta apta, lo siguiente que deben hacer es acudir a cualquier entidad financiera. En las mismas, es importante escoger una de las tres alternativas que ofrece este programa del fondo Mi Vivienda:

Compra de vivienda nueva

Consiste en un apoyo de financiamiento, con el cual nuestros habitantes tienen la oportunidad de acceder a un inmueble de interés social. Dicho beneficio asciende a un monto máximo de S/37,620.00.

Construcción

Esta opción se dirige a familias que ya posean un terreno. La idea es que en el mismo puedan establecer una vivienda con servicios públicos como agua o electricidad, u otros servicios como desagüe. Para calificar para esta alternativa del Fondo Mi Vivienda, es indispensable no poseer alguna otra vivienda. En el caso de esta opción, el beneficio alcanza un ascenso máximo de S/25,000.00.

Mejora de vivienda

Se trata de la remodelación, rehabilitación, ampliación y/o culminación de un inmueble. El beneficio, en promedio, alcanza un monto de apenas S/10,000.00.

Nuevo Crédito Mi Vivienda

Aplica para aquellas personas y familias de clase media que desean obtener una vivienda. Dicha vivienda puede ser construida o adquirida mediante un proyecto en el cual se venda por primera vez o ya usada. El valor de la misma debe fluctuar entre S/58.000.00 y S/410,000.00.

Este programa se subdivide, a su vez, en otros dos beneficios. Uno de ellos es “Bono sostenible” o “Mi Vivienda Verde”, cuyo descuento es de S/29,000.00, mientras que el otro es “Buen pagador” cuyo descuento alcanza un monto de S/24,000.00.

Renta Joven

Es una forma de brindar el Fondo Mi Vivienda a la población joven. Se trata de un soporte de carácter económico ofrecido por el estado peruano. Sus beneficiarios son personas dentro de un rango de edad entre 18 y 40 años, quienes adquieren la facilidad de alquilar una vivienda. Los mismos deben pagar un monto mensual que varía entre S/750.00 y S/1,560.00.

Al participar en este programa, a través de estos pagos mensuales, se obtiene cuota inicial para una vivienda del programa Techo Propio. En este caso, la prioridad serán los departamentos.

Bono de arrendamiento para viviendas

Este programa del Fondo Mi Vivienda consiste en un subsidio. Su principal objetivo es el alquiler de inmuebles, así como también fomentar el ahorro de dinero. Para aplicar a este programa, en primera instancia, es necesario que tu familia sea declarada como “Grupo Familiar Elegible”. De esta manera, tendrán la posibilidad de formar un contrato notariado. En caso de que tu meta sea convertir en propietario de una vivienda, debes priorizar la selección del mejor crédito hipotecario que se te ofrezca.

Mi Construcción

Se trata de un programa consistente en el financiamiento para ampliaciones y construcciones de menor envergadura, cumpliendo con características particulares, determinadas por los beneficiarios. Para ello, también se necesita la presentación de un proyecto de obra por parte del promotor o constructor a cargo. El mismo debe ser aprobado.

El crédito del Fondo Mi Vivienda correspondiente a este programa fluctúa entre S/13,200.00 y S/110,000.00. Para honrar el pago del mismo, existe un plazo de 12 años. El monto inicial se constituye en el valor del terreno en el cual se llevarán a cabo las obras planificadas. Puede solicitarse para una misma vivienda tantas veces como sean necesarias, hasta llegar al crédito máximo determinado.

Tras la aprobación, la entidad bancaria seleccionada por el beneficiario se hace cargo de depositar el crédito al promotor o consultor al mando. El mismo será desembolsado por la institución de manera paulatina, de acuerdo a los avances que presente la obra.

Mis Materiales

En este caso, hablamos de un financiamiento que se enfoca en la compra de insumos de construcción. Dichos materiales se adquieren con el fin de realizar mejoras físicas en la infraestructura de los hogares, bajo requerimientos establecidos dentro de determinados lineamientos.

Para este proyecto, se otorga un préstamo cuyo monto puede oscilar entre S/12,150.00 y S/40,500.00. El pago del referido crédito debe ser honrado en el marco de los siguientes cinco años tras la culminación de la construcción. Este crédito consta de una tasa de interés fija. Aunado a ello, para el monto inicial del préstamo se tomará en consideración el valor del predio donde tendrá lugar la obra.